Compartir

Vitrinanews/Monterrey

El PRI de Nuevo León se sumó a las propuestas que realizó su Comité Ejecutivo Nacional, dirigidas al gobierno federal para que tome las medidas necesarias a fin de apoyar a las MiPymes y rescatar negocios que han sido afectados por la contingencia sanitaria del COVID-19.

El presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Heriberto Treviño Cantú, acompañado de la secretaria general del CDE, Claudia Escamilla Espinosa, hizo un llamado al gobierno federal para que tome cartas en el asunto, por lo que se plantearon cuatro acciones para reactivar a este sector laboral:

 

  • Ingreso de emergencia para quienes se quedaron sin empleo, hasta que se recupere la economía.

 

  • Subsidio total a los pagos de Infonavit.

 

  • Las empresas que no despidan a ningún trabajador, puedan diferir sus pagos de ISR a meses sin intereses.

 

  • Todas las MiPymes que se vean obligadas a cerrar su negocio como consecuencia de la pandemia, reciban un bono de rescate.

 

Treviño Cantú hizo un llamado al gobierno federal a entregar apoyos reales a las familias que han perdido sus fuentes de ingresos.

“Es lamentable que a casi medio año de la crisis por el COVID-19, no se tenga un plan de rescate a gran escala para ningún sector afectado; en este sentido, en el PRI estamos conscientes y exigimos que no se deje en el abandono a las miles de empresas mexicanas afectadas por esta crisis”, mencionó.

El líder priista lamentó que empresas han tenido que reducir salarios, hacer reajustes de personal o irremediablemente cerrar, sin que el gobierno federal haga algo. Nuevo León es uno de los ocho estados con mayor pérdida de empleos formales, entre los meses de marzo, abril y mayo.

“En el PRI nos solidarizamos con todos estos sectores y exigimos al gobierno federal que atienda y no abandone a las familias que se han visto afectadas en su economía familiar a causa de la pandemia”, expresó Treviño Cantú.

Por su parte, la secretaria general, Claudia Escamilla, recalcó la importancia de rescatar a las MiPymes, pues de acuerdo a una estimación de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), alrededor de 500 mil empresas mexicanas desaparecerán como consecuencia de la crisis, siendo los sectores más afectados el turismo, el comercio, manufactura, automotriz, servicios e industrias culturales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here