Compartir

Reseña de libro: Malos olores. Aromas corruptos, malsanos hedores y otros virulentos humores en la historia de los regiomontanos (UANL-INAH, 2019).

Israel Morales.- Vitrinanews

Un título con mucho sentido del olfato: Malos olores. Aromas corruptos, malsanos hedores y otros virulentos humores en la historia de los regiomontanos (UANL-INAH, 2019). Cada ciudad tiene un olor especial. Enrique Tovar Esquivel hace esta investigación del Monterrey decimonónico con todo aquello que definió los clamores sociales, desde las batallas, un ejemplo, los cuerpos putrefactos tras las guerra contra Estados Unidos, en el siglo XIX, o los sistemas de drenaje y basura, los entierros en capillas, a principios del siglo pasado. Por lo que quizá todavía se arrastren algunos de esos hedores cuando se recorre la ciudad.

Hace un repaso por esos sitios que no escapan a nuestra mirada, como el río Santa Catarina: “la gran letrina de la ciudad”, cuando en los albores del siglo XIX comenzó a ser el basurero oficial, “existía basura, aguas sucias y animales muertos; toda esta porquería se concentraba en el lado oriente de la urbe, amplia zona señalada como el foco más infeccioso” (pág. 219). Así que entre pestíferos, matanzas de animales, desechos de los habitantes o aguas negras se va este libro con esa parte llena de humores en la historia de los regiomontanos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here