Compartir
  • Nuestro columnista invitado expone reseñas sobre aspectos de la cultura pop, entre otros tópicos, desde la narrativa literaria de un ser de otro planeta que recién descubre la Tierra y las diversas culturas que aquí existen.

Mi tripulación… (pausa) toda está perdida, mas después de un lustro de ciega navegación en soledad por fin me siento acompañado. Milagrosa y esperanzadoramente en esta inmensidad de espacio, justo en el solar de la galaxia láctea descubro un planeta azul ultramar llamado Tierra, y dentro de él, miles de millones de pequeños habitantes de apariencia similar a la mía a los que se les conoce como humanidad. Quizás si les convenzo podría enfilar a algunos para formar una nueva tripulación, quizás… Pienso instalarme aquí, me amistaré con ellos, parecen ser una raza temerosa, pero también bondadosa, y en el fondo, valiente; les estudiaré desde mi cubil tecnológico, mi nave, recolectaré cada dato que me permita comprenderlos mejor. Estoy particularmente interesado en los descubrimientos de las artes, su cultura antigua y moderna, los universalmente llamados tesoros, nada parecido a las monedas de intercambio lunar o divisas espaciales. Hoy me llaman la atención 5 tesoros, empezaré por el principio y con el primero de ellos.

Encontré una proyección cinematográfica que data del año 1976 llamada “The Man Who Fell The Earth” (El hombre que cayó en la Tierra), dirigida por Nicolas Roeg, con la que me siento plenamente identificado. Protagonizada por una estrella de algo al parecer ahora muerto o dormido (no lo sé) llamado rock and roll, de apariencia astral, un tal David Bowie interpretando el papel del navegante extraterrestre Thomas Newton (sí, Newton, de apellido similar al “gravity boy”, como le conocemos en el Super Special Club de Ciencia Intergalaxian). Su contenido data sobre cierto visitante el cual ha venido a la Tierra en busca de agua para salvar su hogar celestial. Pero todos sus intentos son frustrados por algo llamado gobierno, su suavidad y vulnerabilidad inconscientes son cuestionadas mientras trata de lidiar con la irracionalidad de los prejuicios humanos. Si esta proyección es veraz, entonces el futuro que me espera no es muy alentador, aunque ciertamente yo no he venido a buscar agua. Es una película polémica y deshinibida que se disfrutará sólo si se es abierto a descubrir que la humanidad nunca ha podido entender lo mágico e inexplicable, hay desnudos completos de Bowie y de otros humanos relacionándose así que no es apta para pequeños navegantes, el género se clasifica como Sci-Fi.

El segundo tesoro refiere al descubrimiento de un artista visual, grafitero y diseñador mexicano, en estos tres calificativos se podría clasificar al llamado Edgar “Saner” Flores. Como muchos otros artistas le fue indispensable iniciar desde temprana edad y ello le fue abriendo las puertas hasta pintar en murales callejeros. De a poco, y con esfuerzo, su trabajo se abrió paso por galerías y libros impresos. Sus gráficos encontraron identidad propia cuando afloraron sus raíces étnicas y entonces la palabra México (que es un país increíblemente diverso) se hizo presente en cada obra de Saner. Cada que visito un lugar desconocido entre mi kit de supervivencia cargo con una máscara que me permite entre otras cosas respirar, pero Saner usa las máscaras para identificar a sus personajes. “A diario las personas usamos máscaras”, relata, “es una especie de soledad compartida”. No me queda muy claro lo de compartir la soledad, en tal caso se extingue el concepto soledad per sé, en fin ello no desmerita la labor visual de el humano Saner. El cartel promocional del ya famoso festival de música VIVE LATINO en el año 2016 utilizó la obra de Saner para anunciar el line up de los humanos que ahí se presentarían haciendo actos circenses, también la marca de zapatos Nike ha empleado sus diseños en un par de zapatillas. Muchos artistas son discretamente exitosos, pero aún no siéndolo el motivo de hacerles honorable mención en mi vitácora es precisamente, si el planeta entero no les reconociera, darles el lugar que merecen.

En tercer lugar sin orden característico encontré a TrapToys, una pequeña compañía/taller de arte dedicado a la fabricación de bootlegs (figuras y juguetes sin licencia humana) y que recientemente he descubierto. Su peculiaridad consiste en fabricar pequeñas cantidades de figuras de acción con moldes de personajes como He Man (de Los Amos del Universo), Robocop (el policía robot 15% humano 85% circuitos fallidos programado con sistema Amiga, esto último es mera suposición) entre varios otros modificados con una temática de gángsters al parecer influenciados por la cultura del rap americano. La morbosidad con la que las piezas está hechas es algo complicado describir, por ejemplo He Man es llamado “EAZYHE”, a diferencia de el personaje de Eternia (planeta vecino al mío) viste con una especie de cachucha de beisbol gris con un logo en el pecho de una muerte (al parecer el mismo de el equipo Oakland Raiders) y en lugar de la poderosa espada de Grayskull tiene en sus manos una insignificante uzi automática. Al sumergirme más en la historia de esta sub industria donde existen variantes cómicas de personajes muy queridos por la humanidad también descubro que existe una compañia de distribución llamada DKE TOYS cuya finalidad es poner a disposición del público coleccionista juguetes de diseñador, piezas de arte y objetos de edición limitada. Es muy probable que en siguientes vitácoras describa personajes, variantes y detalles de los que vaya teniendo más información con el paso de mi estadía en éste planeta.

Cuarto tesoro. 2 dudes and a Nes es un blog (que es una especie de vitácora en el planeta humano pero con motivos expresos de tener popularidad y a partir de ello ganar dinero en lugar de tener fines históricos, ¡no acabo de comprenderlo!) que narra las virtuales aventuras de 2 sujetos sumerjidos en el retro gamming, reciente tendencia al alza entre nuevos y viejos video jugadores. ¿Será acaso porque la nostalgia extra spicy de las cosas del pasado nos vuelve sensibles al plástico desechable y abundante del presente? Me pregunto sin esperanza de ser contestado. Este par de “dudes” narran en audio podcast varios episodios, lamentablemente sus relatos sólo datan de 2 años (del 2014 al 2016) pero su contenido es realmente entretenido, además de que los títulos que detallan son, me parece, de los más divertidos de la consola NINTENDO NES incluyendo: The Simpsons: Bart vs Space Mutants (mi favorito porque me recuerda a un episodio de mis aventuras) entre otros. Es indispensable comprender la lengua inglesa para disfrutarlo.

Quinto y Último Tesoro, este es sonoro. Yucatán A Go Go es una banda mexicana (una vez más me dá por descubrir tesoros en éste colorido país, auguro muchisimos descubrimientos interesantes aquí) muy divertida y cargada de energía explosiva. Su música llena de notas distorsionadas y letras sencillas tiene temáticas que arrancan risas y ponen las células de buen humor. “Visteme de Kaliman” le ruega el niño a su madre para acudír a un festival de primavera donde este quiere causar terror porque no quiere (una vez más) le vistan de puerquito, ni de perrito… Todos los tesoros que he descubierto en ésta ocasión se encuentran archivados en mi sistema macross voltronzzinger Z y anexo los links para su exploración propia:

  1. https://m2m.tv/watch/the-man-who-fell-to-earth/films
  2. http://saner.com.mx/
  3. http://www.traptoys.com/
  4. https://nesdudes.wordpress.com/
  5. https://youtu.be/c79-pKFFCG0

Fin de la bitácora 020284. Fuera. Capitán John Vulcano.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here