Compartir

– Juan Fernando “N” fue detenido afuera de una tienda de conveniencia en Santa Catarina.

Monterrey.- Vitrinanews

El presunto asesino de la niña Ana Lizbeth Polina Ramírez fue capturado la madrugada de este jueves afuera de una tienda de conveniencia en la avenida Díaz Ordaz, en Santa Catarina, por elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado, y gracias a información que proporcionaron ciudadanos para su aprehensión.

El detenido fue identificado como Juan Fernando “N”, quien ya pasó al penal del Topo Chico y se le acusó del delito de feminicidio, fue policía de Monterrey aproximadamente hace 18 años, y tenía pendiente una orden de aprehensión por agredir sexualmente a una menor de 12 años, además de que ya había estado en prisión por un delito equiparable a la violación.

Las autoridades aseguraron que no se había dejado de buscar a esta persona por la orden de aprehensión del caso anterior al de Ana Lizbeth, sin embargo, no lo habían encontrado debido a que radicaba en otro estado de la República.

Se informó que Juan Fernando “N” mató a la niña Ana Lizbeth, de ocho años, en una casa de la colonia Vistas del Río, en el municipio de Juárez, situada a unos 150 metros de la plaza de donde la menor fue raptada el pasado domingo alrededor de las 20:00 horas.

La Fiscalía General ofreció una recompensa de 500 mil pesos para quien aportara información que diera con el sospechoso.

El sospechoso tiene un hermano que es fiscal, sin embargo se informó que esta persona colaboró para la localización de su pariente.

Debido a que el detenido ya se había rasurado, ciudadanos expusieron sus dudas en redes sociales de que sea la misma persona que cometió el crimen.

Al respecto, la Fiscalía General de Justicia del Estado precisó que se harán todas las pruebas para corroborar su identidad.

“En torno a los comentarios que manifiestan duda sobre la identidad del aprehendido y la persona buscada, rogamos consideren que el proceso de detención implica presentar al investigado ante el centro penitenciario, quien debe levantar todos los elementos de prueba para la identificación de quien ingresa, incluyendo tatuajes, cicatrices, huellas digitales y palmares, entre otros elementos visibles. Posteriormente, en los plazos de ley, el investigado debe ser presentado ante el Juez de Control correspondiente y debe probarse por el Ministerio Público su identidad y relación con los hechos motivo del caso.

“En tal razón, la identidad de la persona investigada es una actividad realizada no solo por el Ministerio Público, sino también por el centro de detención y la autoridad judicial. Asimismo, el investigado tendrá asesoría legal por un profesional en virtud de sus derechos constitucionales, por lo que estará en posibilidades de establecer una errónea identificación. Esta estructura legal evita que personas ajenas a los hechos puedan ser objeto de detención o sujetas a proceso por confusión de su identidad personal. Reiteramos nuestro agradecimiento por su activa participación”.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here