Compartir

Fitch Ratings/Nueva York

Los aranceles de Estados Unidos sobre las importaciones mexicanas aumentarían la incertidumbre en torno a la ratificación del acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) y afectarían negativamente el flujo de efectivo para las empresas, especialmente en la industria automotriz a nivel mundial, que exporta a EU productos manufacturados en México, opina Fitch Ratings.

Las implicaciones crediticias en el corto plazo de los posibles aranceles son limitadas, pero los efectos del flujo de efectivo dependerán de la capacidad de trasladar el costo a los consumidores y de la flexibilidad de los procesos de manufactura.

En una declaración de la semana pasada, el presidente Trump invocó una orden ejecutiva para que EU. imponga un arancel de 5% a todas las importaciones mexicanas a partir del 10 de junio. Si México [BBB+/Negativa] no toma medidas que sean aceptables para EU para reducir o eliminar el número de inmigrantes indocumentados que cruzan la frontera hacia EU, el arancel aumentará a 10% el primero de julio, a 15% el primero de agosto, a 20% el primero de septiembre y a 25% el primero de octubre.

México fue el segundo mayor exportador a EU en 2018, con un total de bienes de USD346.5 mil millones en dicho año, 10% más que en 2017, de acuerdo con la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos. Los vehículos representaron la categoría principal de importaciones, segmento valorado en USD93 mil millones o 27% del total. México también es el mayor proveedor de productos agrícolas de EU, con un total de USD26 mil millones en 2018, incluyendo frutas y verduras frescas y procesadas, junto con vino, cerveza y botanas.

El USMCA tiene disposiciones sobre productos lácteos, avícolas, huevo, textiles, contenido digital, propiedad intelectual y, sobre todo, requisitos para la producción de automóviles. Se espera que el acuerdo reduzca las barreras comerciales, los precios de las materias primas impulsados por el comercio y la volatilidad de los tipos de cambio con efectos adicionales sobre los ingresos y los costos de los insumos reportados, así como la incertidumbre generada por tensiones comerciales respecto a la inversión.

La mezcla de producción tanto doméstica como extranjera de fabricantes de automóviles para los vehículos vendidos en EU difiere de la capacidad de flexibilizar las líneas de producción. Entre los Tres de Detroit (Detroit Three), vemos a General Motors (GM) [BBB/Estable] como el más expuesto a los aranceles sobre los vehículos producidos en México, seguido de Fiat Chrysler Automobiles (FCA) [BBB−/Estable] y Ford [BBB/Negativa]. Alrededor de 26%, 24% y 10% de la producción de GM, FCA y Ford para Norteamérica en 2018, respectivamente, fue en México. GM es el mayor productor de vehículos ligeros en México, representando cerca de 36% de toda la producción de vehículos ligeros en el país en 2018, de acuerdo con WardsAuto.com. Además, en el mismo año, aproximadamente 96% de la producción de GM en México consistió en camionetas tipo pick-up de tamaño grande y vehículos utilitarios tipo crossover, que tienen generalmente mejores márgenes que los automóviles de pasajeros.

 

BMW, Daimler [A−/Estable] y Volkswagen [BBB+/Estable] tienen bases de producción local en México, las cuales están en proceso de acelerar la producción para poder reducir los costos de ensamble y transporte de las exportaciones hacia EE. UU. Sin embargo, esta medida será menos efectiva dados los aranceles estadounidenses sobre los bienes provenientes de México.

 

Nissan, Honda [A/Estable] y Toyota [A+/Estable] operan plantas productivas en México, pero el efecto de los aranceles variaría de un emisor a otro, al tener Nissan un riesgo mayor por su presencia más amplia en México. El Grupo HMC, que incluye a Hyundai Motor Company (Hyundai) [BBB+/Estable] y Kia Motors (Kia) [BBB+/Estable], también se vería afectado, ya que tanto Hyundai como Kia tienen una planta en México. La planta mexicana de Kia exporta alrededor de 55% de su producción a EE. UU. Fitch cree que los aranceles estadounidenses podrían provocar que estas compañías incrementen su producción en EE. UU. Honda tiene 12 plantas en EE. UU., Toyota posee 11, Nissan cuenta con cuatro y Kia tiene una. Toyota planea construir otra planta con Mazda y Nissan. A principios de este año, declaró que además podría construir una planta nueva en EE. UU.

 

Los proveedores de autopartes, incluyendo Continental [BBB+/Estable], Faurecia [BB+/Estable], Schaeffler [BBB−/Estable], Metalsa (BBB−/Estable), Nemak (BBB−/Estable) y Rassini (BB−/Estable), con operaciones en México, también se verán afectados por el arancel. Los emisores mexicanos son los únicos proveedores de ciertas partes para Ford, GM y FCA. Rassini tiene el mayor porcentaje de ingresos por exportación hacia EE. UU., con cerca de 60%, seguido de Metalsa, con cerca de 20%. Aproximadamente 20% de la producción de Nemak se exporta a EE. UU., pero los fabricantes de equipo original asumen la propiedad de alrededor de 90% de este volumen en las plantas de Nemak.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here